Photo Gallery: Especial Coletas

Photo Gallery: Especial Trenzas

Este verano se imponen los colores «Candy»

Este verano se presenta dulce, casi empalagoso, con los tintes pastel. De la cabeza… al bikini

Si creen que las tendencias juveniles se gestan en los desfiles, es que no han pisado ningún festival de verano. Estos espectáculos musicales, que se celebran en todos los rincones del mundo, son la mejor pasarela de looks radicales. En el californiano Coachella se aprende más de corrientes que en la Semana de la Moda de París. Los veinteañeros se trabajan sus estilismos tanto o más que las divas del cine en la gala de los Oscar. ¿De dónde creen que salió el Boho Chic que impuso Alessandra Ambrossio?

Y no sólo hablamos de prendas. Los peinados que lucen los adolescentes en las explanadas de los conciertos son dignos de la mejor edición del Salón LOOK Internacional. ¿Lo más visto estas últimas semanas? Las mechas golosina. Y es que hay vida (y color) más allá del rubio, castaño o moreno. El rosa, verde o celeste se subieron hace un año a las cabezas de actrices y divas del pop como Sienna Miller, January Jones, Rumer Willis, Demi Lovato, Michelle Forbes, Nicole Richie y Kelly Osbourne.

flufffy-cotton-candy-hair

Ahora son las jóvenes de la calle, nuestras hijas, las que apuntan a llevar la testa como si fuera algodón de azúcar. El Festival de Chipiona, Viva Rock, Primavera Sound, BBK Live, AlRumbo y FIB han sido un escaparate de melenas bombón. El peluquero Moisés Giraldo cuenta que «los nuevos tonos Candy Pastel Inoa de L’Oreal Professionnel (gris, rosa y lila) nos han permitido crear esos looks globales o pequeños reflejos que dan vida a las melenas de nuestras clientas, sin estropearlas». Alma Luzón, directora del salón de peluquería Black and White, prefiere las coloraciones semipermanentes porque se van perdiendo de manera natural y progresiva. «Dependiendo de la base, dura entre 5 y 7 lavados. Contiene ingredientes naturales, funciona como acondicionador, no estropea el cabello y no mancha la ropa o la almohada». Y una advertencia: los tintes pastel solo funcionan con cabellos decolorados de medios a puntas.

Según Alma, el rosa funciona en las rubias, los colores más fríos como verdes o morados en las morenas, y las pelirrojas pueden optar por rosa, rojo o degradar las puntas hacia un tono más anaranjado. «La combinación de varios colores en las mechas también es un must have para las más atrevidas que quieran imitar el estilo de la modelo Abbey Lee Kershaw».

Ponga color a su barba
Ni metrosexuales ni hipsters, lumbersexuales o fofisanos. Ahora triunfan los «Merman». La estilista Alma Luzón cuenta que se llaman así los jóvenes que se atreven a teñirse el pelo y la barba de colorines. Porque el arcoíris no es coto privado de Chueca. «Nos piden sobre todo coloraciones pastel, y utilizamos tintes semipermanentes, que desaparecen progresivamente con los lavados», explica esta especialista.

enhanced-buzz-28810-1375108615-0

¿La penúltima locura entre las adolescentes? Ponerse extensiones de pestañas multicolores. La firma británica Nouveau Lashes lanza pelos verde montaña, púrpura terciopelo, azul medianoche, marrón expresso y rojo borgoña para intercalar en extensiones negras o para mezclar con las propias pestañas. «No se trata de completar toda la línea, sino de intercalar unas 20 aproximadamente», cuentan desde el centro especializado Miss Pupet, de Bilbao. «Con ellas, conseguiremos un reflejo natural al ponernos al sol o frente a la luz artificial, resaltando la mirada», aseguran.

El reinado de los Candy no se ha conformado con quedarse en la cabeza. Se ha colado en todas las zonas pobladas de nuestro cuerpo. Con hashtags como #dyedpits, #axilascoloridas, #armpithair o #sobaquember, algunas mujeres muestran en las redes sus axilas pobladas teñidas de rosa, amarillo o turquesa. Y el violeta claro es el elegido para adornar nuestras partes más intimas. En la web de Betty Beauty, la firma especialista en tintes «personales», el azul Malibú ya no es el hit de la temporada. El lila será el color que escondan algunas bajo el bikini.